Modelos y Prácticas Pastoriles

Prólogo y Contenidos
>> Descargar Prólogo y Contenidos (91 descargas)

 

Un País Pastoril
En la Argentina existen aproximadamente 200 millones de hectáreas con vocación pastoril. Por razones ambientales, políticas, culturales, económicas, sociales y ecológicas, el manejo de dos tercios del territorio nacional deberá ser orientado por operadores capacitados. Muchísimos Ingenieros Pastoriles podrán desarrollar su actividad profesional componiendo manejos productivos, que sean ambiental, social y económicamente virtuosos, para lo cual utilizarán múltiples conocimientos recibidos durante la carrera universitaria. Los futuros ingenieros pastoriles bucearán en procura de mayores conocimientos para perfeccionar el manejo de los sistemas pastoriles y nunca quedarán satisfechos. Quienes sigan tal línea profesional, deberán actuar con sutileza, asumir desafíos con coraje teórico y desenfado, ser irreverentes a axiomas de producción preestablecidos, procurar exuberancia y tender a la desmesura.
>> Descargar Un país pastoril (158 descargas)
Ecosistemas Pastoriles
Los campos de pastoreo son conceptualizados como complejos mega-organismo cuyos múltiples componentes se relacionan entre ellos mediante infinitos flujos de materia y de información. Este modelo idealiza las relaciones de diversas especies de plantas entre ellas o con bacterias, hongos, insectos, diversas especies de aves, pequeños o grandes mamíferos. Como consecuencia de variadas perturbaciones a las que está sometido (sequías, inundaciones, pastoreos y quemas), se caracterizan por un dinamismo carente de equilibrio. Perfectamente adaptados a, los ecosistemas pastoriles reasignan durante la etapa de reorganización (periodos de descanso) los recursos liberados por estos disturbios. Puede afirmarse que:

  • el verdadero disturbio en los sistemas pastoriles es la falta de disturbio,
  • constituye un beneficio el hecho de que estos ecosistemas pastoriles sean complejos y NO estén en equilibrio,
  • porque permite manejarlos: dinamizando flujos y orientandolos hacia estados deseables.

Para hacer esto no hay recetas. Quienes asuman el desafío profesional de hacer ascender al ecosistema por una escala virtuosa. deberán utilizar su ingenio.
>> Descargar 01.Ecosistemas-Pastoriles.pdf (146 descargas)

Disturbios y Tiempos Pastoriles
Los campos de pastoreo son ecosistemas dinámicos, adaptados a diversos tipos de pulsaciones perturbadoras, beneficiándose de ellas en la medida que ocurran los periodos de reorganización necesarios. Los disturbios liberan recursos y dañan estructuras, castigando a las especies dominantes en mayor medida que a las especies dominadas. El tiempo rige (i) los momentos en que ocurren estos fenómenos de corta duración y (ii) los descansos necesarios para que se regeneren las estructuras y se restablezcan nuevas interacciones entre especies. Controlando los tiempos es posible orientar estos sistemas pastoriles a estados deseados, acrecentando su riqueza y funcionamiento. Se puede manejar los ecosistemas pastoriles accionando correctamente los eventos perturbadores y brindando periodos de recuperación. Esto redituará en una mayor productividad, embellecerá los paisajes y, aumentará la importancia económica, social y política de nuestros ambientes pastoriles. Son infinitas las posibilidades de provocar un ascenso en la espiral virtuosa.
>> Descargar 02. Disturbios y Tiempos Pastoriles.pdf (132 descargas)
Heterogeneidades Pastoriles
La condición de la vegetación que cubre ambientes pastoriles en la Argentina es regular a pobre. Dominan pajas y arbustos, abundan especies de bajo valor forrajero, escasean leguminosas herbáceas y pastos finos de crecimiento invernal. Los deterioros son consecuencia de manejos equivocados y pastoreos continuos.Los conocimientos actuales permiten:

  • describir correctamente el estado de la vegetación y aspectos funcionales del ecosistema pastoril;
  • agrupar las poblaciones específicas en grupos funcionales y determinar faltantes florístico-funcionales;
  • interpretar limitaciones en las funciones del ecosistema y anticipar variaciones estacionales en la oferta de forraje;
  • imaginar la forma de revertir deterioros, redirigir tendencias y diseñar comunidades ideales.

Implementando manejos por ambiente, se puede orientar transiciones entre estados, disturbando para debilitar a las especies dominantes y brindando descansos para favorecer las especies dominadas o deseables. Siguiendo las indicaciones de los Ingenieros Pastoriles, cada ambiente pastoril transitará a estados deseables o excelentes, ascendiendo por una espiral virtuosa.
>> Descargar 03.Heterogeneidades_Pastoriles.pdf (122 descargas)

La Planta Forrajera
La planta forrajera no es una planta cualquiera. Su conformación modular les permite “moverse”, variando su estructura y colonizando ambientes sometidos a perturbaciones. Haciendo uso pleno de los atributos evolutivos adquiridos, percibe señales ocasionales provocadas por el pastoreo de grandes herbívoros y se beneficia porque este disturbio (i) libera recursos (luz, agua) y (ii) elimina tejido foliar maduro o senescente, rejuveneciendo el canopeo. Al reorganizarse y crecer rápidamente tras la defoliación, la planta forrajera logra compensar el tiempo perdido. Por ello, es de destacar que la productividad y persistencia de las plantas forrajeras son estimuladas con determinada frecuencia de defoliación. Al ofrecer tiernos y apetitosos tejidos foliares, las plantas forrajeras atraen a los herbívoros causantes del pastoreo. Utilizadas adecuadamente, las plantas forrajeras mantendrán indefinidamente la producción primaria del ecosistema pastoril, prosperarán en ambientes con importantes heterogeneidades -tanto espaciales como temporales- y dinamizarán virtuosamente el sistema aportándole flujos de información y materia.
>> Descargar 04. La Planta Forrajera.pdf (131 descargas)
Herbívoros en Pastoreo
Las características evolutivas de los herbívoros en pastoreo les permiten (i) adaptarse a situaciones cambiantes, (ii) cosechar forrajes de mediana calidad, y (iii) transformarlos en proteína de alta calidad. Aprovechando sus adaptaciones al ambiente y capacidad de satisfacer los requerimientos, se pueden producir bienes comercializables mediante un manejo pastoril apropiado. Analizando el comportamiento de los herbívoros, se puede morigerar su impacto sobre los ambientes pastoriles, buscando formas para que dinamicen el funcionamiento de dichos ecosistemas. Quienes quieran hacer bien el manejo pastoril deberán comprender la interacción de los herbívoros con otros componentes del ecosistema, evitándoles situaciones de estrés, garantizándoles confort y buena nutrición. No recurrirán a recetas para manejar algo tan complejo, sino que deberán diseñar formas que dinamicen el funcionamiento del ecosistema pastoril, para que progrese en forma virtuosa, minimizando las pérdidas y acrecentando los beneficios. Es labor de pastores utilizar su ingenio para acometer tal desafío profesional, elevando virtuosamente el dinamismo del sistema.
>> Descargar 05. Herbívoros en Pastoreo.pdf (118 descargas)
Asignación del Forraje y Receptividad del Recurso Forrajero
El enganche entre la producción primaria y la secundaria es el consumo del forraje, función de su digestibilidad. Aprovechando la capacidad de los herbívoros para seleccionar la calidad de la ingesta, se asigna más forraje que lo requerido. Hecho esto, se estima la Receptividad de los sitios forrajeros, balanceando diversos parámetros: la producción de forraje, su calidad nutritiva, la eficiencia con que se puede cosechar dicho forraje, el consumo diario del animal, los hábitos de pastoreo de las especies de herbívoros presentes, la distribución de los animales y el cuidado del ambiente. Reconociendo la existencia de arbustos y pajas, se puede evaluar cuán accesible está el forraje. Midiendo la distancia entre la aguada y distintos puntos del potrero, puede modelizarse la distribución de los animales. Asimismo, se deberá tener en cuenta determinados objetivos (productivos, ecológicos, sociales, etc.) y detalles de manejo (modalidad de pastoreo, aporte de suplementos, fertilizaciones estratégicas, etc.). Estimada la Receptividad, se podrá planificar los sistemas ganaderos pastoriles, inferir la producción esperada y asumir el riesgo de fijar la Carga animal. ¡Esto último constituye la decisión de manejo pastoril más importante!
>> Descargar 06. Asignación de Forraje y Receptividad.pdf (144 descargas)
Buenas Prácticas Pastoriles
El hombre se atribuye el derecho a servirse de la naturaleza para satisfacer sus necesidades. En la práctica pastoril, pretende cosechar lo producido por herbívoros que integran ecosistemas sujetos a disturbios y cuyo comportamiento NO es predecible. Aprovechando que se trata de ecosistemas abiertos, en NO equilibrio diseñará Buenas Prácticas Pastoriles para generar un surplus en la producción secundaria sin degradar el ambiente pastoril. No podrá dominar la naturaleza, solo bailará con ella, sin asegurar resultados ni controlar su funcionamiento. Desarrollará un camino metódico de ajustes y reajustes para influir sobre los procesos pastoriles, implementando secuencias creativas que alternen disturbios con descansos de recuperación. Agregará recursos o disemínulos; usará diversas herramientas para disturbar en momentos determinados, con periodicidad conveniente; combinará especies de animales; componiendo una metodología que genere tránsitos hacia estados deseables por su productividad, estética o resiliencia. La historia por describir interactuará con las necesidades y el azar. La historia trazará el contexto, las necesidades generarán incentivos, el azar mantendrá el juego interesante. Hacer crecer virtuosamente al sistema pastoril es un objetivo posible.
>> Descargar 07.Buenas Prácticas Pastoriles.pdf (121 descargas)
Control Temporal del Pastoreo
Los animales que pastorean continuamente a bajas cargas consumen los mejores forrajes y desechan el resto. Aumentando drásticamente la densidad, es posible entrenarlos para que mezclen lo mejor con el resto, ampliando su dieta, seleccionando en forma secuencial tejidos que contengan compuestos que los beneficien. Aumentos en densidad animal permiten brindar descansos de recuperación, herramienta fundamental para crear nuevas comunidades forrajeras, más complejas y dinámicas. Se pueden prescribir circuitos de pastoreo que planteen aumentar la riqueza y sanidad de los suelos. Un manejo acertado acrecentará la riqueza ecológica, social y financiera, ascendiendo por una espiral virtuosa.
>> Descargar 08. Control Temporal del Pastoreo.pdf (120 descargas)
Impacto de la Producción Pastoril
Con habilidad técnica se puede cuidar ambientes y mitigar los efectos dañinos de las acciones antropogénicas. Quien maneje la Naturaleza en los ecosistemas pastoriles atenderá a todo su funcionamiento, evitando caer en determinadas prácticas agrícolas. Este manejo deberán hacerlo ganaderos capacitados, sensibles, conscientes de las intrínsecas relaciones existentes entre biomasas y procesos, utilizando acciones perturbadoras y brindando tiempos de recuperación, sin necesidad de copiar manejos promovidos por falsos profetas pastoriles. Deberá cuidarse la Naturaleza evitando su remplazo, accionándola en su conjunto, previendo resultados integrales, extrayendo de ella en forma moderada. La misma Naturaleza irá adecuando su funcionamiento, enriqueciéndose, diversificándose, dinamizándose, ante la implementación de prácticas orientativas, secuenciales, múltiples, creadoras, surgidas del conocimiento, de la observación, de hablar con la Naturaleza. Los consumidores del mundo serán los guardianes de que se implemente este tipo de manejo y lo premiarán.
>> Descargar 09. Impacto de la Producción Pastoril.pdf (105 descargas)
Evaluaciones Pastoriles
Para componer un manejo pastoril se requiere de la evaluación previa de todos los componentes involucrados y los procesos posibles. Esto implica evaluar la variabilidad espacial y temporal, la periodicidad o recurrencia climática, las características florísticas y edáficas de cada ambiente pastoril, la calidad de los forrajes, la genética y categorización animal, los resultados de preñez, aumentos de peso o producción de leche o lana. Se deben comprender los procesos involucrados en los cambios y lo que los limita, para diseñar formas de corregirlos, dinamizándolos. A partir de lo evaluado se inferirán las acciones pastoriles a prescribir, procurando un burbujeo de efectos positivos. Solo evaluando muy bien lo que hay se podrá comprender la potencialidad de cada sistema pastoril, funcionalmente abierto y variable.
>> Descargar 10. Evaluaciones Pastoriles.pdf (120 descargas)
Objetivos, estrategias y procedimientos Pastoriles
Para orientar una empresa ganadera pastoril se debe conocer, plantear objetivos, planificar estrategias y procedimientos. Con conocimientos limitados, las propuestas creativas surgirán del ingenio (de muchos) y las prácticas deben ser implementadas en forma cuidadosa, secuencial. Estas acciones producirán determinados resultados satisfactorios (o no), cuyo logro debe ser monitoreado frecuentemente, para evaluar los resultados, lo que permitirá replantear objetivos y reorientar acciones pastoriles. Quienes asesoran sobre temas pastoriles visitan cada dos o tres meses los predios dedicados a tal actividad, teniendo en cuenta el plan esbozado y aprobado previamente, en el cual se han detallado objetivos, metas parciales, estrategias y modos de acción. Acompañados por los responsables de gestión circulan despaciosamente, observando la superficie del suelo, las plantas defoliadas, el estado de los animales y los más diversos indicios de importancia pastoril. Lo que están haciendo es monitoreando lo hecho y apreciando lo logrado, para luego proponer continuidades en lo planeado o modificaciones parciales, que deberán ser aprobadas por los responsables. Esta secuencia de planificación, monitoreo y ajuste brindará a los emprendimientos pastoriles posibilidades de crecimiento indefinido. Implementando acertadamente las prácticas de manejo dinamizarán y potenciarán armónica y virtuosamente una multiplicidad de procesos ecosistémicos que ocurren en un sistema abierto y NO estable.
>> Descargar 11.Objetivos, estrategias y procedimientos Pastoriles.pdf (106 descargas)
Revalorizar lo Pastoril
Actuando paso a paso, sabiendo de que se trata, se podrá cambiar la historia de dos tercios del territorio nacional, rebatiendo la resignación, asumiendo los desafíos. También permitirá aumentar superficie pastoril en la región agrícola pampeana, brindando resiliencia y mayor seguridad de producción, hoy afectada por eventos climáticos capaces de destruir estructuras, expectativas particulares y economías locales. No dudando que el mundo tiene un creciente interés por consumir productos auténticamente pastoriles, será cuestión de desarrollarlos y acceder a nuevos mercados. Demostrando que es posible fijar carbono en suelos de los campos de pastoreo, se podrá quitar de la actividad ganadera el karma de que contamina la atmósfera. El virtuosismo pastoril extendido a todo el territorio de la República Argentina será apreciado por la humanidad.
>> Descargar 22.Revalorizar lo Pastoril (110 descargas)