Percepción de la calidad del suelo

Lun, 07/07/2008 - 09:11
Por FAUBA

Los Ings. Agrs. Silvia Ratto, Ana Ferrazzino, Fabián Belich y Lidia Giuffré, de la cátedra de Edafología, realizaron un trabajo destinado a conocer cuál es la percepción de los productores agropecuarios del área pampeana sobre la calidad de los suelos. Para ello, aplicaron un cuestionario desarrollado en la Universidad de Nebraska (USA) que utiliza propiedades consideradas indicadores de calidad y la calificación de tipo cuali-cuantitativo.

Si bien los autores aclararon que para ser utilizado en la zona pampeana, el cuestionario debe ser objeto de algunos ajustes, la muestra fue de tipo casual y se aplicó a productores de la Pampa Ondulada, de la Pampa Arenosa y de la Pampa Arenosa semiárida.

Según explicaron, “el trabajo tiene un doble valor: el de enseñanza, por la inquietud que despertó en los productores, y el de reconocimiento del recurso suelo, ya que la identificación de rasgos positivos y negativos en las percepciones de los productores respecto de la calidad del suelo laboreado, permitió recopilar información para el diseño de políticas de gestión”.

“Los productores no perciben la calidad del suelo como un problema prioritario dentro del esquema productivo. En las entrevistas manifestaron que les preocupaba su conservación para las futuras generaciones y que aunque eran concientes de que el cultivo de soja no era la alternativa óptima para el recurso suelo, constituía la mejor salida productiva desde el punto de vista rentable”.

Considerando que, de acuerdo con los indicadores de desarrollo sustentable de la SADS (2005) “el cambio en el uso de la tierra es el índice que más ajustadamente indica el cambio de calidad ambiental y que sería deseable contar con un índice de la relación entre uso actual y aptitud de uso de las tierras agrícolas”, el estudio constituye “un aporte importante a la gestión de las tierras, puesto que el encuestado es el que toma parte de las decisiones y ellas pueden estar influenciadas por la percepción que tiene de la calidad del suelo”.

“La calificación final de calidad de suelo asignada por los productores en la Pampa Ondulada fue del 79% de la calidad máxima, del 62 % en la Pampa Arenosa y del 56% en la Pampa Arenosa semiárida”.

Los autores consideraron fructífera la prueba piloto, pues introduce “la variabilidad cultural, social y personal del contexto donde se llevó a cabo. Esta implementación es útil para poder comprender cómo los productores perciben los problemas que identifican los expertos y la disposición para incorporarse a acciones de cambio”.

Añadir nuevo comentario

Sobre el autor

Facultad de Agronomía - Universidad de Buenos Aires