sumario
Año 4 - Nº 5

principal
.
quienes somos
.
ediciones
.
links
 
ISSN 1667-3212
· La utilización de información meteorológica y climática en la toma de decisiones de la empresa agropecuaria
· Un modelo de producción de aromáticas
· Análisis del movimiento financiero de los tres primeros eslabones de la cadena de carne vacuna. del criador al invernador, del invernador al faenador y del faenador al minorista
· Evolución de las exportaciones agroindustriales
· Consumo de fitosanitarios en el contexto de expansión agrícola
  Editorial


¿Qué significa en la Argentina de hoy estudiar Agronomía?

Ing. Agr. Lorenzo R. Basso - Decano de la Facultad de Agronomía, Universidad de Buenos Aires

El sector agropecuario experimenta uno de los procesos de desarrollo más significativos de la historia económica argentina. El agro mostró ser capaz no sólo de enfrentar la crisis económica hace casi cinco años, sino de crecer competitivamente, incorporar tecnología, y proveerle al país las divisas necesarias para amortiguar el impacto. En este renovado rol, el sector demanda con intensidad profesionales capaces de comprender los nuevos desafíos económicos y tecnológicos, trabajar interdisciplinariamente y desarrollar una visión crítica de la actividad productiva agraria.

Esta tan lejos la imagen del ingeniero agrónomo, como carrera reservada a los hijos varones de las familias "con campo", como la de aquel profesional solitario y errante que solo interactuaba con los empresarios rurales remediando alguna dificultad en la producción.

Hoy desde la Facultad de Agronomía de la UBA, se abordan las ciencias agronómicas en forma dinámica, compleja y rigurosa, ofreciendo oportunidades de estudio, investigación y salida profesional de alta calidad. Hablamos de Ciencias Agronómicas porque la Facultad de Agronomía, ha ampliado la oferta de carreras de grado, otorgando así la posibilidad de formar profesionales altamente especializados, que pueden insertarse en los distintos eslabones de las cadenas agroalimentarias:

La carrera de Agronomía, acreditada por la CONEAU, obtuvo los más altos estándares de evaluación nacional e internacional en su área. Con más de cien años de actividad, la carrera de Agronomía se ha ido renovando al ritmo de las nuevas competencias y hoy se visualiza al ingeniero agrónomo como un profesional capaz de incidir en la producción agropecuaria, con conocimiento crítico de la tecnología existente, formado en valores comprometidos con la sustentabilidad ambiental y social, y conciente de la necesidad de capacitarse continuamente. Hoy varones y mujeres por igual, ocupan puestos de gran responsabilidad ya sea dentro de las empresas agropecuarias (cada vez más complejas) como en ONG's y en institutos de investigación.

La complejidad que han adquirido en todo el mundo los estudios agronómicos requiere a su vez de profesionales abocados específicamente al área económica-administrativa. Así nace la Licenciatura en Economía y Administración Agrarias, que en un esfuerzo conjunto con la facultad de Ciencias Económicas forma un profesional capaz de abordar la problemática económica y política del sector desde el conocimiento profundo de las particularidades de la producción agraria.

Esta original combinación constituye un profesional idóneo para comprender en forma integral las cuestiones agropecuarias, ubicándolas en contextos macro y microeconómicos adecuados, facilitando la toma de decisiones privadas y públicas, e integrando con un lenguaje común, equipos interdisciplinarios. La sostenida demanda de estos egresados en actividades propias o relacionadas con el sector agropecuario son prueba de la competencia adquirida. Este hecho nos permite inferir que en forma creciente seguirán siendo solicitados para ocupar un espacio propio que difícilmente otro profesional pueda cubrir de manera tan completa.

Teniendo en cuenta que en la agricultura se encuentra un eje vital para la supervivencia humana como es la producción de alimentos, se ofrece además, la posibilidad de ser Licenciado en Gestión de Agroalimentos. Esta carrera presenta características que la hacen única en el país. El explosivo desarrollo de la biotecnología, como campo disciplinario de enorme crecimiento, requerirá de equipos multidisciplinarios, en donde este profesional tendrá un rol relevante en la investigación, desarrollo y gestión de nuevos productos. Responder a los requerimientos cada vez más exigentes de calidad en los productos exportables, implicará para todo el sector agroalimentario argentino adecuar e incorporar procesos, en conformidad con los estándares internacionales, requiriéndose la intervención de este profesional. Al poner en marcha esta carrera, se contempló un sistema de pasantías, avaladas desde el plan de estudios, en las más importantes instituciones relacionadas con la producción, procesamiento y gestión de agroalimentos, que garantizan la complementariedad equilibrada entre la teoría y la práctica.

Reconociendo la importancia de la actividad agropecuaria sobre el uso y la conservación del ambiente natural, se ofrece desde hace pocos años, la Licenciatura en Ciencias Ambientales. Esta carrera pone el énfasis en uno de los temas que más comprometen el desarrollo y la supervivencia de la humanidad como lo es el cuidado del ambiente. La complejidad del tema demandaba la formación de un profesional idóneo en la gestión del ambiente, que actuara tanto formulando diagnósticos como ofreciendo soluciones a los problemas que la actividad productiva plantea, de modo de poder mediar entre los distintos intereses genuinos que entran en juego, con conocimiento de las causas y consecuencias de las acciones que se ejecutan.

Otras carreras como la Licenciatura en Planificación y Diseño del Paisaje (que se realiza junto con la Facultad de Arquitectura) o las carreras cortas de Técnico en Jardinería y Técnico en Floricultura, ofrecen posibilidades de inserción laboral relacionadas con actividades urbanas o semi urbanas, y dan curso a vocaciones relacionadas con el diseño, la estética y la planificación de espacios verdes.

La formación universitaria argentina, a pesar de todas las críticas que suele recibir, sigue siendo un mecanismo dinámico para hacer frente a las incertidumbres que plantea el futuro. La diversidad de carreras tanto terciarias como universitarias, justifica reflexionar en torno a las posibilidades profesionales que cada una de ellas ofrece y que generalmente se ignoran. No son pocos los jóvenes que a la hora de elegir carrera optan por estudios tradicionales como intento de asegurar una salida laboral que muchas veces es tardía e insatisfactoria. Tener en cuenta hoy las posibilidades profesionales que los estudios agronómicos ofrecen, es abrirse a una perspectiva de trabajo y de desarrollo profesional y personal que pocos conocen.

© 2002- - Facultad de Agronomía - Universidad de Buenos Aires